Ebury (240 de 261)

Madrid, 23 de febrero.- Ebury asegura que la venta brutal de divisas de los mercados emergentes ha sido una reacción desmedida, y resta importancia al efecto que la retirada de liquidez  de la FED  pueda tener en su cotización futura, dado que la subida de  tipos en Estados Unidos se realizará a un ritmo muy lento y habrá de tenerse en cuenta el impacto compensatorio de la más que previsible flexibilización monetaria del BCE.

 

A juicio de la institución especializada en pagos internacionales e intercambio de divisas, la mayor parte de las monedas de los países emergentes están cotizando a precios muy bajos, y cabría preguntarse si su fuerte devaluación bastará para aumentar la competitividad y compensar posibles deterioros en términos comerciales de cada país. Considera además que muchas divisas, como el real brasileño y el rand sudafricano, parecen haber tocado fondo, y que 2016 puede apuntar hacia una tímida recuperación.

 

Yuan

 

En su informe especial sobre las monedas de los mercados emergentes, Ebury prevé que el Gobierno chino persistirá en preservar la estabilidad del yuan frente a la cesta de divisas principales en términos ponderados de comercio. Asimismo, el importante superávit en la cuenta corriente del gigante asiático  y sus elevadas reservas de divisas, con un valor equivalente superior a 26 meses de importaciones, deberían asegurar que las pérdidas del yuan chino con respecto al dólar estadounidense fueran únicamente graduales. En consecuencia, Ebury prevé la estabilidad del yuan con respecto al dólar en torno al nivel de 6,70 USD/CNY.

 

Rublo

En relación con el rublo ruso, que ha sufrido doce meses muy volátiles que lo han colocado en unos niveles extremadamente bajos, Ebury prevé que recupere en 2016 gran parte del terreno perdido con respecto al dólar, incluso en plena subida de los tipos de interés en Estados Unidos. La previsión de Ebury es que avance su cotización desde los 70 rublos por dólar en el primer trimestre de 2016 a los 55 a finales de 2016.

Rand sudafricano

El rand sudafricano ha experimentado una fuerte depreciación en los últimos tiempos, hasta caer a un nuevo mínimo histórico a principios de enero, y ello ha incrementado la competitividad de la economía, que ha potenciado las exportaciones. Este factor, unido al aumento de  las reservas de divisas, hace que  Ebury adopte una postura optimista con respecto a su cotización futura.

 

En concreto, Ebury prevé que el rand sudafricano consiga revocar algunas de sus últimas pérdidas a corto plazo, antes de estabilizarse con respecto al dólar estadounidense durante 2016. Su previsión evoluciona desde el nivel de 16 rand por dólar en el primer trimestre hasta los 14,25 en el cuarto de 2016.

 

 Liraturca

 

Aunque la nueva estabilidad política y la mejora de las condiciones económicas deben proporcionar algo de alivio a la lira, Ebury todavía espera que la debilidad general de la economía turca y sus grandes necesidades de financiación por cuenta corriente conduzcan a un debilitamiento a largo plazo de la divisa con respecto al dólar estadounidense. De esta manera esperan que la lira se debilite respecto al dólar hasta el nivel de 3,20 USD/TRY para el último trimestre de 2016.

 

Real Brasileño

 

El real brasileño tuvo un 2015 muy difícil, ya que sufrió una de las depreciaciones más fuertes de divisas de los mercados emergentes en medio de un rendimiento económico débil. Sin embargo, Ebury cree que en 2016 contará con el respaldo de una serie de factores positivos. Los tipos de interés reales son sólidamente positivos, mientras que el diferencial de los tipos de interés con Estados Unidos es enorme (14,25% frente a 0,50%). Asimismo,  Brasil acumuló grandes reservas de divisas durante los años de solidez del real que suman casi un equivalente a 20 meses de importaciones. A juicio de Ebury, estas arcas dejan un margen considerable a las autoridades brasileñas para intervenir en los mercados de divisas y estabilizar el real, si fuese necesario. Por tanto, teniendo en cuenta estos  factores, Ebury cree que la reciente venta masiva de la divisa ha sido suficiente y espera una recuperación gradual del real con respecto al dólar estadounidense, desde los 3,75 en el primer trimestre de 2016 hasta los 3,30 de finales de año, lo que lleva a una continua apreciación del real brasileño frente al euro.

 

Peso colombiano

 

El peso colombiano ha experimentado una fuerte venta masiva en los últimos dos años, perdiendo el 19% de su valor con respecto al dólar estadounidense en 2014, seguido de otro 28% en 2015. Esto hizo que el año pasado el peso fuera una de las divisas con peores resultados de los mercados emergentes. Y a juicio de Ebury el fortalecimiento del dólar frente a esta divisa continuará en los próximos meses, llevando su cambio desde el nivel de 3.400 en el primer trimestre de 2016 a los 3.700 en el cuarto.

 

Peso mexicano

En cuanto al peso mexicano, Ebury prevé un mejor comportamiento respecto del dólar, con una recuperación a corto plazo seguida de una estabilización a largo plazo, si bien  los precios del petróleo retrasarían las expectativas de apreciación. El pronóstico de Ebury contempla un cambio de 17,50 pesos por dólar en primer trimestre para situarse en 16.75 en el cuarto trimestre de 2016.